Coca Cola quiere matarte… o quizá no.

Enjoy-capitalism

Está claro, quieren acojonarnos. Ahora resulta que el colorante caramelo que se utiliza para ‘colorear’ a la Coca-Cola y otros refrescos populares, para así darles ese característico color marrón dorado, contiene nada más y nada menos que una sobredosis de 4-metilimidazol, un elemento químico con un efecto cancerígeno demostrado en humanos. Al menos es lo que confirma Consumer Reports

El nuevo estudio de la revista de la Unión de los Consumidores de EE.UU. publicado el 24 de enero de 2014 y del que se hace eco medios conspiranoicos y profundamente sensacionalistas como Russia Today, es uno más en una serie de investigaciones realizadas a lo largo de los últimos años que denuncian la presencia de este elemento químico en las bebidas más populares y sus efectos dañinos en la salud humana.

La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la Organización Mundial de Salud califica la sustancia de cancerígena, basándose en experimentos con animales.

Los médicos piden una regulación más estricta al respecto y acentúan que los niveles de 4-metilimidazol dependen de las técnicas usadas para fabricar el colorante, en otras palabras, dependen del suministrador de cada productor de refrescos. Aún más: puede ser diferente en lotes de la misma marca. Según ‘Consumer Reports‘, una Pepsi adquirida en diciembre en el estado de Nueva York contenía cuatro veces más 4-metilimidazol que una Pepsi comprada el mismo mes en California.


Ahora en serio, ¿de dónde salen estas gilipolleces?

Esta noticia es un excelente ejemplo de cómo manipulan la información los alternativistas, conspiranoicos y radicales anti-sistema de todo tipo.

Vamos a ver. En efecto, el 4-metilimidazol es un colorante cancerígeno que podemos encontrar en refrescos como la Coca-Cola y la Pepsi. Sin embargo, para coger cáncer deberías tomar unas 1.000 latas de refresco diarias para que tuviera suficiente repercusión en el organismo. El 4-MEI es una sustancia oscura que aparece de forma natural cuando se doran alimentos y es fuente de la idiotez de que la carne a la parrilla “causa cáncer”.

Esta sustancia está presente en el café, en los alimentos asados (incluyendo verduras), en la cerveza oscura (por fermentación) y en algunas formas de color de caramelo. El color de caramelo se hace calentando carbohidratos en presencia de ácidos, álcalis o sales… es la caramelización de toda la vida, lo que se hace cuando calientas azúcar para el caramelo del flan (y ese caramelo tiene 4-MEI).

Echando un vistazo a la noticia, parece ser que el objeto de esta noticia alarmista sin fundamento, se centra básicamente en la bebida Coca-Cola (y sólo Coca-Cola, porque la odian los alternativistas) introduce subrepticiamente y con malévolas intenciones 4-MEI en sus bebidas, b) Coca-Cola sabe perfectamente que sus productos nos hacen daño, pero no les importa, o directamente quieren matarnos (estos personajes creen que la mejor estrategia comercial de las empresas es matar a la gente que compra su producto), c) Coca-Cola malévolamente quiere seguir traficando con ese veneno en contra de las sugerencias del delirante gobierno de California (que es el que anota como cancerígeno en humanos cualquier cosa en cualquier cantidad que un solo estudio indique que podría causar cáncer en ratas, sin más confirmación) y d) todo eso se mezcla con otras acusaciones más o menos ciertas sobre “Coca-Cola” en todo el mundo y en distintos momentos (que por cierto, el embotellador de Coca-Cola no pertenece a la empresa Coca-Cola Company, es una franquicia como el Burger King, pero aprovechamos que la gente no conoce el concepto de franquicia) para crear una imagen amarillista, falsa y manipuladora.

Finalmente, parece que las bebidas malvadas “reducirán el contenido de 4-MEI en sus bebidas”, así como si cerraran un grifo de veneno en su línea de producción. Lo que hicieron fue pedir a sus proveedores de caramelo (sí, tienen proveedores, no fabrican todo ellos) que cambiaran sus procesos para reducir la cantidad de 4-MEI en el producto que les venden. Así de simple.


¿Qué hay detrás de estos ataques?

Coca Cola es un refresco que, como todas las bebidas refrescantes contiene acidulantes, saborizantes y edulcorantes, y como algunas varias tiene cafeína. Cuando se endulza con azúcar, es malo consumirlo en exceso, pero lo mismo pasa con el jugo de piña, el café con azúcar y todos los demás refrescos. Cuando tiene cafeína, no es bueno consumirlo en exceso, como pasa con el café y el té, pero no tiene ni de lejos la cantidad de cafeína que tienen las “bebidas energéticas” como Red Bull o Monster.

Detrás de todo esto subyace un problema ideológico. Coca-Cola, como empresa y como marca, es un símbolo muy conspicuo de los Estados Unidos, del capitalismo, del American Way of Life y del colonialismo económico y cultural que ha practicado con frecuencia este país. Y por tanto, quienes se oponen a los Estados Unidos o al capitalismo en general buscan formas de demostrar que el producto es perjudicial o peligroso. En algunos casos porque honradamente no conciben que una empresa mala ofrezca un producto inocuo. En otros casos porque saben que este tipo de ataques tienen un alto potencial de propaganda. Puede que hayan otros casos, ésos dos son los que más he visto.

Es como la dupla transgénicos-Monsanto, o vacunas-farmacéuticas, o muchas otras. Las malas prácticas de una empresa se utilizan en ocasiones para rechazar sus productos, lo cual es patentemente estúpido. Siempre me recuerdan una frase de Theodore Sturgeon de su cuento “Zapatos marrones”: “Vivimos en un mundo en el cual, si un hombre presenta una curación segura para el cáncer y por otra parte se ha casado con su hermana, sus vecinos quemarían meticulosamente su casa junto con todas sus anotaciones.”

Es una forma de la irracionalidad que asalta a la gente al margen de sus simpatías ideológicas. Es tremendamente demagógico y manipulador, a la par que estúpido. Sobre todo teniendo en cuenta que vivimos en una época en la cual disponemos de conocimientos y acceso a la información suficientes para determinar si realmente un producto es nocivo o no lo es. Cuando el fanatismo se niega a ver los hechos, hay que temerle.

Anuncios

One thought on “Coca Cola quiere matarte… o quizá no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s