Poder, podemos; pero ¿queremos?

670f4a18-41e4-47fb-9751-6b4ff6195bfd-original

El programa electoral de PODEMOS ha saltado a la actualidad tras conseguir cinco escaños para el Parlamento Europeo en apenas tres meses desde que se creó la formación. 

Su programa contiene algunas propuestas interesantes, algunas de ellas lógicas y deseables (por ejemplo, acabar con el aforamiento de los diputados, y otras, como la nacionalización de los sectores clave de la economía), junto con otras materialmente imposibles más propias del socialismo e izquierdismo utópico que de un proyecto sólido y creíble. Propone en el punto 1.12 de su programa una paga social para todos los habitantes de España que permita vivir con mínimo de decoro, por otro lado en el punto 4.3 propone papeles para todo el que decida inmigrar a nuestro país en igualdad de derechos que los ya residentes. Ahora bien, los dos puntos a la vez no pueden hacerse realidad, no porque no sean deseables, ni porque las verdaderas intenciones de los líderes de PODEMOS sea incumplir dichos puntos del programa que han presentado, sino porque como se ha mencionado, llevarlo a cabo es materialmente imposible. Se trata de una distribución de la riqueza imposible bajo las actual situación económica. Con el actual régimen unos deben comer hurgando en las basuras o mediante la beneficencia, para que otros puedan atesorar una fortuna.

Veamos lo que dice Podemos en su programa sobre la renta básica:

1.12 – Derecho a una renta básica para todos

Derecho a una renta básica para todos y cada uno de los ciudadanos por el mero hecho de serlo y, como mínimo, del valor correspondiente al umbral de la pobreza con el fin de posibilitar un nivel de vida digno. La renta básica no reemplaza al Estado de bienestar, sino que trata de adaptarlo a la nueva realidad socio-económica. Sustitución de las prestaciones sociales condicionadas menores a la cuantía de este ingreso básico. Financiación a través de una reforma progresiva del IRPF y de la lucha contra el fraude fiscal.

Si en España se distribuyera la Renta Disponible Bruta, 691.493.000.000 €, per cápita con una equidad del 100 %, significaría que cada ciudadano español, unos 46.507.760 habitantes, independientemente de su edad y actividad económica percibiría una renta 14.959 €, o lo que es lo mismo 1.000 € mensuales y tres pagas extras. Si solo se contabiliza Extremadura cada ciudadano extremeño vería reducida su renta a 11.541 €, o prácticamente 1.000 € mensuales sin pagas extras.

Si en lugar de hacer el cálculo per cápita se realiza por trabajador, jubilado o incapacitado por accidente laboral o enfermedad profesional para el trabajo, unos 22.000.000, y en las mismas condiciones de equidad el resultado es de 31.432 €.

Si se estableciera una renta para todo ciudadano español, independientemente de su edad y actividad económica, de 500 € mensuales más dos pagas extras, cada trabajador, jubilado o incapacitado por accidente laboral o enfermedad profesional para el trabajo percibiría: [691.493.000.000 € – (500 € ∙ 14 ∙ 46.225.884)] / 22.000.000 = 16.723 € o lo que es lo mismo una mensualidad de 1.195 € más dos pagas extras, que si le sumamos la renta básica nos da 1.695 € mensuales más dos pagas extras, si es soltero y sin hijos.

Ahora veamos lo que dice Podemos en su programa con respecto a la inmigración:

4.3 – Derecho a tener derechos. Reconocimiento del derecho de los y las emigrantes

Prohibición de los CIES. Anulación de los programas contra la inmigración FRONTEX y EUROSUR. Fin de la llamada “Directiva de la vergüenza”. Eliminación de las vallas fronterizas anti-persona y del SIVE. Fin de la política de externalización de fronteras. Fin a los vuelos o barcos de deportación de inmigrantes. Red de acogida integral que atienda a las víctimas de “trata” de seres humanos, especialmente en los sectores en los que son especialmente explotados (cuidados, prostitución): redes transnacionales de cuidados y sus especiales sufrimientos en la frontera sur. Luchar contra particulares y empresas que se aprovechen de la condición de los inmigrantes para ofrecer peores condiciones laborales.

Ahora bien; ¿cómo se puede establecer una renta básica que permita una vida con una mínima dignidad, y al mismo tiempo permitir que pueda inmigrar todo el que lo desee, y tener derecho a dicha renta básica? Salvo que se sea Jesús de Nazaret y se tenga el poder de multiplicar los panes y los peces a voluntad, los dos apartados son imposibles de realizar al unísono con el actual desarrollo de las fuerzas productivas.

Gobernar en sociedades, familias o a uno mismo, donde su economía no puede satisfacer todas las necesidades de todos sus componentes, implica tomar decisiones donde algunos son excluidos necesariamente de la satisfacción de algunas de sus necesidades. Los actuales oligarcas aplican el principio de “ande yo caliente pase necesidad el resto de la gente” entre este principio y el imposible de “renta básica y papeles para todos” hay que buscar un justo, correcto y adecuado término medio.

En España actualmente se produce aproximadamente por valor de 700.000 millones de € anuales, se pueden repartir 15.000 € por español, o 10.000 por residente en España, o 100 € por ser humano. Dirigir una sociedad es proponer acciones y tomar decisiones, tanto económicas, políticas como militares que afectaran la vida y la hacienda de los demás. Si de verdad se pretende dirigir una sociedad hay que proponer y decidir qué parte se dedica a consumo presente, es decir que necesidades se satisfacen y de quién, y que parte se acumula en el presente, para desarrollar las fuerzas productivas, y aumentar las posibilidades de consumo en el futuro.

Por tanto, lo que convierte en utópico el programa de PODEMOS no es su propuesta de establecer una paga social, que a priori es perfectamente factible y deseable, tan solo hace falta la voluntad y la capacidad política para hacerla realidad, sino cuando esta medida se quiere hacer extensible, en España, para todo el que quiera inmigrar, conjuntamente con otros puntos de reminiscencias de izquierdismo utópico, de donde los dirigentes de PODEMOS proceden.

Cuando la gente deja de creer en el sistema y en los partidos tradicionales pueden surgir figuras carismáticas que prometen arreglarlo todo mágicamente. Tanto Pablo Iglesias, como PODEMOS, son una manifestación del descontento social existente en este país en los últimos años. Son la demostración práctica de la corrupción y la incompetencia inutilidad absoluta de los partidos políticos españoles. Su auge pone de manifiesto que las clases trabajadoras y populares están buscando desesperadamente un líder, y una organización, que las dirija en el cambio económico y político que España necesita, aunque ello implique otorgar credibilidad a propuestas materialmente irrealizables.

Para solucionar los problemas de un país tenemos que disponer de todos los datos disponibles, analizarlos fríamente para poder tomar las decisiones más coherentes y correctas. Propuestas populistas y utópicas del tipo “esta crisis la arreglaba yo dándole desde el Estado mil euros mensuales a cada español gratis” no nos van a sacar de la crisis aunque parezcan simples y efectivas a priori. Al contrario; son “soluciones” de niño de teta y de aplicarse causarían una debacle económica al vaciar las Arcas del Estado, dejarnos sin dinero para nuestros servicios sociales básicos, y hacernos padecer una inflación descomunal. En otras palabras; la economía de un país no se debe dirigir desde las charlas que tenemos en la barra del bar.

Anuncios

Un comentario en “Poder, podemos; pero ¿queremos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s