El problema de la superespecialización

885221-973b5a4a-daff-11e3-bb5e-bb14174cd6c1

Una ola de emoción, inaudible pero de una rara excitación, invadía a la audiencia que se congregaba en la sala de la facultad de la Universidad Politécnica de Madrid. Se estaba expidiendo las títulaciones a aquellos estudiantes que habían aprobado los más duros exámenes de de selectividad. En la cola de la fila estaba Francisco Herranz, natural de Jaén. La emoción le invadía el cuerpo. En unos minutos va a recibir de la mano del Rector de la universidad el Master de Ingeniero Industrial. Una carrera en la que ha invertido esfuerzo, dinero y cuatro años de su vida, y de la cual espera trabajar en alguna labor relacionada con dicha titulación. Desde edad temprana, sus padres le inculcaron que debía invertir su futuro en estudiar una carrera y ser un hombre de provecho. No como ellos, que siempre han sido obreros de origen humilde y no gozaron de las mismas oportunidades que existen actualmente para acceder a una educación superior.

Sigue leyendo

Contrato a cero horas: flexibilidad laboral que roza la esclavitud

remarkable-empire-state-building-construction-lewis-hine-on-home-design-with-george-eastman-house-lewis-hine-empire-state-building-series

Inglaterra, paradigma mundial de la flexibilidad laboral y defensa de los derechos de los trabajadores, irónicamente hablando, lleva años dando un paso rumbo al trabajo esclavo. Recientemente salió a la luz la noticia de que la filial británica de McDonald’s admitía que el 90% de su personal (unas 82.000 personas) estaba contratado bajo la modalidad de «cero horas» Zero-hour contract, una figura laboral inexistente en España que no garantiza el salario, —pues no asegura al empleado una carga de trabajo mínima— pero sin embargo exige al trabajador estar disponible las 24 horas del día y, por tanto, no le permite tener otro puesto de trabajo. Además, el sueldo de estos trabajadores también es menor al de la media: 236 libras (270 euros), lejos de los 557 de la media británica.

Sigue leyendo

¿Quién tiene razón en el conflicto entre Israel y Palestina?

image1354786614-11502-PlaceID-0_s660x390

Con frecuencia los escritores idealizan los temas sobre los que escriben. A veces incluso idealizan a sus lectores. Se supone que un libro, o cualquier tipo de escrito, proporciona una sensación de algo completo. Se ofrecen explicaciones de carácter sociológico para compensar la confusión que genera la aparente falta de coherencia en el comportamiento humano. A veces se le exige al lector que tome postura o que elija su bando. Esto es especialmente cierto en escritos que tratan de experiencias humanas duras. Sin lugar a dudas, en Behind the Wall: Life, Love and Struggle in Palestine (Potomac Books, 2010), Rich Wiles dirige a sus lectores, aunque implícitamente, a tomar postura. Pero muestra abiertamente sus prioridades morales y no trata de encubrir sus objetivos.

Sigue leyendo

El régimen del 78 está en fase terminal: apliquémosle la eutanasia

don-juan-carlos

William Gibson, novelista de ciencia ficción y creador del concepto de cyberespacio, en su novela Neuromante, es conocido por ambientar sus historias en un presente relativamente cercano. Afirma que le resulta difícil imaginar el futuro como antes. Es famosa la cita de Slavoj Zizek en la que plantea que es más fácil imaginar un futuro apocalíptico que cualquier cambio en el orden político, por pequeño que sea. Por su parte, Eduardo Maura, miembro de Podemos Cultura, contaba hace poco en una conferencia que durante la crisis del Imperio Romano la tasa de suicidios aumentó en gran medida. Era mas fácil imaginar un mundo sin uno mismo que un mundo sin Roma.

Sigue leyendo