¿Debe penalizarse el incesto?

cuff_line

Una ola de tensión invadía a la audiencia que se congregaba en la corte del tribunal. Mientras, el Presidente pedía repetidamente orden en la sala intentando calmar el revuelo general. Sentado en el banquillo, el acusado, Patrick Stübing, escucha cabizbajo lo que le va a deparar el futuro: condena de cuatro años de cárcel por un delito de incesto con su hermana, Susan Karolewski. Al final del juicio, el juez le dio la palabra, por si había alguna cosa que quisiera alegar. Patrick, en un último intento, se limita a pronunciar una frase: “yo la amo“. Tras salir de los juzgados, una nube de periodistas, cámaras y fotógrafos se abalanzan sobre él. Patrick se siente como una estrella de Hollywood en medio de aquél tumulto de flashes y atención mediática. Levanta la mirada e inicia un discurso que pretende justificar el delito por el cual acaba de ser condenado y por el cual reclama su absolución. Sigue leyendo

Consumismo y publicidad: unas reflexiones

this-is-your-god-marry-and-reproduce

Las puertas automáticas se abrieron a mi paso, bajo un cartel enorme donde una mujer que parecía feliz me invitaba a compartir mi felicidad llenando el carro de la compra. No acostumbro a realizar mis compras en grandes centros comerciales. Como vivo solo, me surto para mi consumo en las pequeñas tiendas del centro. Pero aquél día había salido a dar una vuelta por Centro comercial Diagonal Mar, ubicado en una zona portuaria de Barcelona, lugar donde en los últimos meses multitud de centros comerciales y establecimientos de ocio habían crecido como hongos sobre unas amplias hectáreas de terreno donde no hace más de un año solo habían descampados que se extendían hasta donde alcanzaba la vista.

Sigue leyendo

Cuando el amor es el opio del pueblo

The Singer

La realidad no sé, pero la irracionalidad sí que supera con creces a la ficción. Asumiendo el hecho de que el humano es el único animal que tropieza cien veces incluso aunque no haya piedra, encendí el televisor intentando hallar en él algo que me hiciera dejar de observar mi interior y de paso, dejar también de observar mi huesudo rostro reflejado en la pantalla del receptor. Esto último me fue relativamente fácil una vez me hice con el mando a distancia que vive enterrado en el sofá. El universo catódico seguía sin novedad en el frente: actores amateurs, desfilando en plató fingiendo realidades que quienes en realidad las padecen fingen desconocer. Periodistas licenciados en hacer felaciones y poner culos degüellan a lápiz a quien ose acudir a sus bacanales televisivas. Programas del corazón cuyas fórmulas siempre son las mismas: “soy lesbiana (o gay)”, “me he divorciado”, “estoy embarazada”, “me he liado con fulanito o menganita (dicho por algún famoso de medio pelo con el que se pacta un joint-venture)” y así sucesivamente. Seguido de emisiones nocturnas del Tarot 906. Para rematar, accioné el botón del mando a distancia para efectuar un nuevo barrido y dar con el siguiente canal; la MTV, donde justo en ese momento emitían un videoclip musical cuyo tema era un famoso hit que copaba las listas de éxito en los 40 Principales: “La maté porque era mía“, del grupo Platero y Tú.

Sigue leyendo

El lado oscuro del arte contemporáneo

LA PRESENCIA DE CASI TRESCIENTOS COLECCIONISTAS INTERNACIONALES ANIMA ARCO

El tiempo de espera se hacía muy largo en la Galeria Marlborough de Barcelona, sita en el carrer Enric Granados. Algunos taburetes, un fotógrafo acribillando la sala con flashes y gentes embutidas en traje y corbata se concentraban en esa amplia sala cuyas paredes blancas estaban pobladas por multitud lienzos enmarcados, en cuyo interior destacaban varios rallajos realizados con pintura al oleo.

Sigue leyendo