La realidad del conflicto en Siria

 

BasharAssadRegime122914-640x387

Los acontecimientos ocurridos en Siria en los últimos años demuestran una vez más que Occidente no tiene problema en aliarse con el conservadurismo teocrático y con el islamismo más integrista con el fin de destruir al único régimen laico que todavía queda en la zona de Oriente Medio. Sin embargo, al margen de haber contribuido a la creación de un monstruo como el Estado Islámico, el cálculo occidental ha resultado erróneo en lo que respecta a la supuesta debilidad y aislamiento de Al Assad, pues las potencias occidentales no contaron en ningún momento con el gran apoyo popular del que todavía goza el régimen panarabista sirio, el cual se apoya en amplios sectores de la sociedad como los trabajadores, las clases medias, la pequeña burguesía, los sectores laicos y las minorías religiosas como los cristianos, los drusos o los alawitas (esta última la rama del chiísmo de la que forma parte el propio presidente sirio).

Porque contrariamente al relato maniqueo y simplista que los medios de comunicación tanto occidentales como islamistas nos han vendido, la realidad es que la situación del conflicto sirio es muchísimo más compleja, la cual solo puede comprenderse si se conoce la historia contemporánea siria y se analiza la evolución de las luchas de poder en un país cuya seña principal de identidad es la multiconfesionalidad: la diversidad religiosa de la sociedad siria y el respeto a todas y cada una de las confesiones ha sido la base de la política laica del Partido Baaz durante más de medio siglo. Por ese motivo, si el Estado sirio se asienta en el laicismo y la multiconfesionalidad, difícilmente los ciudadanos sirios van a apoyar a un proyecto político como el de los rebeldes sirios (compuesto prácticamente en su totalidad por musulmanes sunníes) que si llega a triunfar militarmente convertiría a Siria en un país islámico regido por la Sharia. Por ello, a pesar de que el Partido Baaz y el presidente Bachar Al Asad se vean desgastados por tantos años de ejercicio del poder, una gran mayoría de la sociedad siria va a seguir apoyándoles porque son la única garantía del mantenimiento del laicismo en Siria y de la supervivencia de las distintas religiones (ya que los rebeldes islamistas han asesinado ya a grupos pertenecientes a diversas minorías religiosas como cristianos, alawitas o drusos). No olvidemos que para los islamistas conservadores sirios, el fundamento de la identidad nacional de su país es el Islam, y por ello, el Estado debe ser monoconfesional y regido por la Sharia (la ley islámica), mientras que el secularismo del Baaz, laico y socialista, siempre ha sido el principal enemigo a batir por ellos, al que acusan de infiel.

Occidente cometió un grave error al pensar que la situación siria era equiparable a la de otros países de Oriente Medio sacudidos en los últimos años por las mal llamadas “primaveras árabes” (como Egipto o Libia). Con el objetivo únicamente de defender sus intereses geoestratégicos en la región, Estados Unidos y sus aliados pensaron que ya que estaban cayendo muchos gobiernos de Oriente Medio a raíz de las revueltas populares, si avivaban un poco las luchas de poder en Siria podrían derrocar al gobierno panarabista de Bachar Al Asad y colocar en su lugar a un régimen pro-atlantista (aunque para ello hayan tenido que aliarse con el fundamentalismo islámico más criminal). Sin embargo, la situación en Siria a resultado ser muchísimo más compleja, y tal como se ha señalado anteriormente, el factor decisivo del multiconfesionalismo no fue tenido en cuenta a la hora de tomar partido en el conflicto sirio.

Lo triste de estos acontecimientos es que quién está pagando los platos rotos es el pueblo sirio, que lleva cuatro años desangrándose en una guerra civil indefinida por culpa de una rebelión promovida por las principales potencias occidentales, las petromonarquías islamistas del Golfo Pérsico y el Estado sionista de Israel. Siguiendo aquella falaz máxima de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” estas potencias han acabado armando militar y propagandísticamente a los sectores más islamistas y reaccionarios de la sociedad siria (incluyendo a los yihadistas), y la consecuencia directa de ello ha sido la eclosión del terrible Estado Islámico, que desde hace un año domina un tercio del territorio de Siria, otro tanto en Irak y amenaza directamente a las poblaciones occidentales.

 

 

Anuncios

¿Quién tiene razón en el conflicto entre Israel y Palestina?

image1354786614-11502-PlaceID-0_s660x390

Con frecuencia los escritores idealizan los temas sobre los que escriben. A veces incluso idealizan a sus lectores. Se supone que un libro, o cualquier tipo de escrito, proporciona una sensación de algo completo. Se ofrecen explicaciones de carácter sociológico para compensar la confusión que genera la aparente falta de coherencia en el comportamiento humano. A veces se le exige al lector que tome postura o que elija su bando. Esto es especialmente cierto en escritos que tratan de experiencias humanas duras. Sin lugar a dudas, en Behind the Wall: Life, Love and Struggle in Palestine (Potomac Books, 2010), Rich Wiles dirige a sus lectores, aunque implícitamente, a tomar postura. Pero muestra abiertamente sus prioridades morales y no trata de encubrir sus objetivos.

Sigue leyendo

El régimen del 78 está en fase terminal: apliquémosle la eutanasia

don-juan-carlos

William Gibson, novelista de ciencia ficción y creador del concepto de cyberespacio, en su novela Neuromante, es conocido por ambientar sus historias en un presente relativamente cercano. Afirma que le resulta difícil imaginar el futuro como antes. Es famosa la cita de Slavoj Zizek en la que plantea que es más fácil imaginar un futuro apocalíptico que cualquier cambio en el orden político, por pequeño que sea. Por su parte, Eduardo Maura, miembro de Podemos Cultura, contaba hace poco en una conferencia que durante la crisis del Imperio Romano la tasa de suicidios aumentó en gran medida. Era mas fácil imaginar un mundo sin uno mismo que un mundo sin Roma.

Sigue leyendo

¿Países del Sur de Europa contra los del Norte?. No: trabajadores contra oligarquías.

peoples-of-europe-rise-up-kke

Los griegos eligieron este pasado domingo la esperanza de futuro más próspero frente a la miseria del presente, al otorgar una holgada ventaja al partido de izquierda radical de Syriza frente al centroderecha de Nueva Democracia. Por su parte, Podemos, la formación liderada por Pablo Iglesias, no ha tardado en felicitarse por la victoria electoral de su formación hermana en las elecciones griegas, con la que comparte algunas propuestas económicas, tales como la auditoría ciudadana de la deuda pública. Iglesias, que durante su colaboración en la campaña de Syriza afirmó que los países del sur de Europa “parecen colonias de los poderosos del norte”, ha remarcado que “se está configurando una idea de Europa que va contra los valores europeos en los que parece que los países del sur se convierten en periferias que ofrecen mano de obra barata (…) No queremos ser una colonia de Alemania, queremos dignidad‘”, ha sentenciado el de la coleta.

Sigue leyendo

Destruir al Estado Islámico no es suficiente

_75638941_516bafd2-41d5-4c1a-a006-1a183886d612

Steven observó el horizonte desde el vehículo todoterreno modelo Hummer que había alquilado para elaborar su reportaje, y con el que podía recorrer las amplias franjas de un terreno poblado por palmeras y colinas rocosas que se extendían hasta donde alcanzaba la vista. El sol daba de lleno en su curtido rostro y la claridad del aire era absoluta. Desde unos buenos prismáticos se podía observar la amplitud del árido desierto. Hacía tres meses que la revista Time le envió a la ciudad siria de Alepo, en calidad de periodista freelance, con el objetivo de cubrir el desarrollo de la guerra civil que tenía lugar entre partidarios y detractores del Gobierno de Bashar al Assad. Una vez terminó de apurar su cigarro marca Camel, el corresponsal pone en marcha su vehículo, a bordo del cual avanza unos kilómetros más a la deriva, hasta aproximarse a un poblado recién destruido por los bombardeos de ejércitos fieles a Assad.

Sigue leyendo

¿Se avecina una Perestroika a la cubana?

Fidel_Castro_-_MATS_Terminal_Washington_1959_

La Habana emerge como una flor a la entrada de su honda bahía. Los antiguos cañones de la fortaleza de los Tres Reyes Magos del Morro vigilan su estrecha entrada. Unos Cadillac enormes y limusinas Buick de los años 30 y 40, domesticados y refinados por el paso del tiempo, ruedan solemnes por sus calles. Las mansiones de los antiguos latifundistas gallegos y los casinos antaño propiedad de mafiosos norteamericanos como Meyer Lansky, están ocupados desde hace décadas por gente común y corriente. Transformados, unos en hospitales, otros en centros culturales, también están domesticados y refinados.

Sigue leyendo