La imparable privatización de la ley y el orden

10670001_10204267764837768_6667749829765299184_n

Hace unos días estaba en la cafetería de la Estación de Sants, terminando mi segunda taza de café. Ojeando el periódico me puse a buscar mi horóscopo… no sé, para ver qué me deparaban las estrellas. Decía que mi intelecto iba a hacer horas extras, que iba a triunfar en las áreas financiera y romántica… y justo cuando estaba a punto de salir del local, me di cuenta de que era el periódico de ayer.

Sigue leyendo

Consumismo y publicidad: unas reflexiones

this-is-your-god-marry-and-reproduce

Las puertas automáticas se abrieron a mi paso, bajo un cartel enorme donde una mujer que parecía feliz me invitaba a compartir mi felicidad llenando el carro de la compra. No acostumbro a realizar mis compras en grandes centros comerciales. Como vivo solo, me surto para mi consumo en las pequeñas tiendas del centro. Pero aquél día había salido a dar una vuelta por Centro comercial Diagonal Mar, ubicado en una zona portuaria de Barcelona, lugar donde en los últimos meses multitud de centros comerciales y establecimientos de ocio habían crecido como hongos sobre unas amplias hectáreas de terreno donde no hace más de un año solo habían descampados que se extendían hasta donde alcanzaba la vista.

Sigue leyendo

Cuando el amor es el opio del pueblo

The Singer

La realidad no sé, pero la irracionalidad sí que supera con creces a la ficción. Asumiendo el hecho de que el humano es el único animal que tropieza cien veces incluso aunque no haya piedra, encendí el televisor intentando hallar en él algo que me hiciera dejar de observar mi interior y de paso, dejar también de observar mi huesudo rostro reflejado en la pantalla del receptor. Esto último me fue relativamente fácil una vez me hice con el mando a distancia que vive enterrado en el sofá. El universo catódico seguía sin novedad en el frente: actores amateurs, desfilando en plató fingiendo realidades que quienes en realidad las padecen fingen desconocer. Periodistas licenciados en hacer felaciones y poner culos degüellan a lápiz a quien ose acudir a sus bacanales televisivas. Programas del corazón cuyas fórmulas siempre son las mismas: “soy lesbiana (o gay)”, “me he divorciado”, “estoy embarazada”, “me he liado con fulanito o menganita (dicho por algún famoso de medio pelo con el que se pacta un joint-venture)” y así sucesivamente. Seguido de emisiones nocturnas del Tarot 906. Para rematar, accioné el botón del mando a distancia para efectuar un nuevo barrido y dar con el siguiente canal; la MTV, donde justo en ese momento emitían un videoclip musical cuyo tema era un famoso hit que copaba las listas de éxito en los 40 Principales: “La maté porque era mía“, del grupo Platero y Tú.

Sigue leyendo

Contrato a cero horas: flexibilidad laboral que roza la esclavitud

remarkable-empire-state-building-construction-lewis-hine-on-home-design-with-george-eastman-house-lewis-hine-empire-state-building-series

Inglaterra, paradigma mundial de la flexibilidad laboral y defensa de los derechos de los trabajadores, irónicamente hablando, lleva años dando un paso rumbo al trabajo esclavo. Recientemente salió a la luz la noticia de que la filial británica de McDonald’s admitía que el 90% de su personal (unas 82.000 personas) estaba contratado bajo la modalidad de «cero horas» Zero-hour contract, una figura laboral inexistente en España que no garantiza el salario, —pues no asegura al empleado una carga de trabajo mínima— pero sin embargo exige al trabajador estar disponible las 24 horas del día y, por tanto, no le permite tener otro puesto de trabajo. Además, el sueldo de estos trabajadores también es menor al de la media: 236 libras (270 euros), lejos de los 557 de la media británica.

Sigue leyendo

¿Países del Sur de Europa contra los del Norte?. No: trabajadores contra oligarquías.

peoples-of-europe-rise-up-kke

Los griegos eligieron este pasado domingo la esperanza de futuro más próspero frente a la miseria del presente, al otorgar una holgada ventaja al partido de izquierda radical de Syriza frente al centroderecha de Nueva Democracia. Por su parte, Podemos, la formación liderada por Pablo Iglesias, no ha tardado en felicitarse por la victoria electoral de su formación hermana en las elecciones griegas, con la que comparte algunas propuestas económicas, tales como la auditoría ciudadana de la deuda pública. Iglesias, que durante su colaboración en la campaña de Syriza afirmó que los países del sur de Europa “parecen colonias de los poderosos del norte”, ha remarcado que “se está configurando una idea de Europa que va contra los valores europeos en los que parece que los países del sur se convierten en periferias que ofrecen mano de obra barata (…) No queremos ser una colonia de Alemania, queremos dignidad‘”, ha sentenciado el de la coleta.

Sigue leyendo

España: paraíso de la Organizatsja

1273399277_24646-1280x720

El tiempo de espera se hacía muy largo en la antesala de la prisión de Quatre Camins. Algunas sillas de plástico viejas, insuficientes para todos los familiares; infantes correteando por los pasillos; hijas con rostros desalentados esperando ver a sus padres aunque solo sea detrás de un cristal, durante veinte minutos y sin la posibilidad de una caricia; mujeres vestidas con sus mejores galas, provocativas para alegrar, al menos durante unos minutos, la vista a sus maridos. Aquél era un habitáculo especialmente lúgubre; los que mataban el tiempo fumando durante la tensa espera lo hacían apresuradamente y volvían a entrar en la sala; los que se decantaban por un café en la máquina tenían peor suerte, pues las reservas de azúcar se habían agotado, lo cual contribuía a incrementar aún más la amargura de la espera. Sigue leyendo

¿Se avecina una Perestroika a la cubana?

Fidel_Castro_-_MATS_Terminal_Washington_1959_

La Habana emerge como una flor a la entrada de su honda bahía. Los antiguos cañones de la fortaleza de los Tres Reyes Magos del Morro vigilan su estrecha entrada. Unos Cadillac enormes y limusinas Buick de los años 30 y 40, domesticados y refinados por el paso del tiempo, ruedan solemnes por sus calles. Las mansiones de los antiguos latifundistas gallegos y los casinos antaño propiedad de mafiosos norteamericanos como Meyer Lansky, están ocupados desde hace décadas por gente común y corriente. Transformados, unos en hospitales, otros en centros culturales, también están domesticados y refinados.

Sigue leyendo